Buscar en este blog

viernes, 18 de agosto de 2017

Escudo de monseñor Alfredo Zecca

El 20 de agosto de 2011 nos ocupamos con amplitud del escudo de monseñor Zecca, apenas 48 horas después de su ordenación episcopal como Arzobispo de Tucumán.


Hoy compartimos unas imágenes que no mostramos entonces, junto con los datos biográficos del Arzobispo, que tampoco publicamos en aquel momento.

Alfredo Horacio Zecca nació en Buenos Aires en 1949 y fue ordenado sacerdote en noviembre de 1976 por el cardenal Aramburu. Tras cumplir diversas funciones pastorales y académicas -particularmente en el Seminario Metropolitano de Buenos Aires y en la Universidad Católica Argentina, que lo tuvieron como Rector- fue designado Arzobispo de Tucumán en junio de 2011. Recibió la ordenación episcopal el 18 de agosto (esto es, hace hoy seis años)  y en septiembre del mismo año tomó posesión de su sede en San Miguel de Tucumán. En mayo de este año anunció su renuncia por motivos de salud a la sede arzobispal tucumana; al aceptarle la renuncia, el Papa le asignó la sede titular de Bolsena. 

Recordemos lo que decía, acerca de su escudo, la estampa de su ordenación episcopal:
DESCRIPCIÓN DEL BLASÓN EPISCOPAL
El arte de la heráldica incluye el diseño, la descripción y a veces la regulación jurídica de los símbolos tradicionales que la cultura humana utiliza para distinguir tanto individuos como instituciones de todo tipo, desde colegios e iglesias hasta asociaciones, empresas, organismos y naciones enteras.

La arqueología muestra que el trabajo del hombre para identificar con símbolos los lugares o cosas de su pertenencia pertenece a la más remota antigüedad y a todas las culturas. Como la conocemos hoy en Occidente, la heráldica parece haberse desarrollado a partir de dos prácticas medievales de diseño: la necesidad de señales identificatorias y aglutinantes sobre las banderas, ropas y armas de los que peleaban en las batallas, y la necesidad de sellos utilizados para autenticar los documentos con fuerza legal. Con renovado vigor hoy, en una cultura que tanto privilegia la imagen, artistas y diseñadores de todo tipo acuden con frecuencia a la heráldica para expresar en síntesis simbólica el mensaje que quieren transmitir. La tradicional asunción que el Papa y cada obispo al iniciar su ministerio hace de un escudo, expresión de su proyecto de vida pastoral, es parte de este rico e ininterrumpido historial humano. He aquí, con el lenguaje propio de la heráldica, una breve lectura del escudo elegido por Mons. Alfredo H. Zecca.




Es un escudo de forma inglesa, partido, el lado derecho cortado. En el primer campo, tres aros de oro entrelazados sobre campo verde simbolizan el misterio de Dios en el mundo. Abajo, una casa en azul sobre fondo de plata, evoca a la Santísima Virgen Maria y su misión en el plan divino. A la izquierda, la Iglesia como barca, en plata sobre azul.
Los tres aros de oro representan a la Trinidad divina, de la que depende el designio salvífico sobre el hombre y el mundo, y que el Padre, principio sin principio, concibió en su sabiduría y bondad y es realizado por el envío del Hijo, la Sabiduría increada, y el Espíritu Santo (Lumen Gentium, nn. 2-4).
La casa es, a la vez, expresión de la Virgen, que alberga en su seno como casa de sabiduría al Verbo de Dios, y de la Iglesia, de la cual María Santísima es miembro, modelo y madre amantísima (Lumen Gentium, cap. VIII).
La barca simboliza a la Iglesia, que navega los mares de este mundo llevando el anuncio de la cruz, sabiduría de Dios misteriosa (1 Corintios 2, 7). El diseño de la barca es tomado del escudo de la Pontificia Universidad Católica Argentina, que, junto con el Seminario Metropolitano de Buenos Aires y bajo el especial patrocinio de la Madre de Dios, han sido los ámbitos privilegiados del servicio sacerdotal del nuevo obispo.
El conjunto simbólico nos sintetiza los ejes fundamentales de la vida pastoral de Mons. Alfredo H. Zecca: ser anunciador del misterio de Dios, concentrado en Cristo, sabiduría eterna del Padre, y contemplado en María para el servicio de la Iglesia; y, con ello, ser celebrante y dispensador del anuncio y realización del plan de Dios sobre el hombre y el mundo. Con esta triple actitud quiere asumir su ministerio episcopal sirviendo a la Iglesia en Tucumán.
El lema, tomado de San Agustín (Sermón 340, 1), expresa que el obispo, para ser el servidor pleno que de él se espera, deber ser, ante todo, un cristiano fiel, hecho por el bautismo miembro del pueblo de Dios, a cuyo servicio el obispo es puesto por el mismo Dios como buen pastor.

jueves, 17 de agosto de 2017

Escudos en el "Museo del Libertador San Martín" de Boulogne-sur-Mer

En el año del bicentenario de la gesta de los Andes, llega hoy el momento de honrar al autor de dicha epopeya, en el aniversario de su muerte. Lo haremos a través de la Heráldica, con escudos que aparecen en diversas fotos halladas en la Red.


San Martín murió en la localidad de Boulogne-sur-Mer, en esta casa, adquirida por el gobierno argentino en 1926 por suscripción popular para destinarla a museo:



En el frente luce una extraña versión del escudo patrio; el sol luce verdoso y no es figurado; las ramas de laurel se apartan de lo habitual y canónico.



En el interior del museo nos esperan otros escudos:


También el escudo de la ciudad de Boulogne-Sur-Mer, al que nos referimos con detalle en la entrada del 17 de agosto de 2015.




Terminamos esta entrada con una hermosa imagen del monumento al prócer, a orillas del mar, en Boulogne-sur-Mer.


miércoles, 16 de agosto de 2017

Emblema del Centro de Despachantes de Aduana


No se trata propiamente de un escudo; por eso usamos la palabra "emblema" en el título. 

Sin embargo, el símbolo del Centro de Despachantes de Aduana guarda cierta semejanza con un escudo, y por ello lo admitimos en este Blog.


De azur, un ancla de oro puesta en palo; brochante sobre ella una rueda alada de lo mismo. 

Tomé las fotos en julio de 2012 y las publico hoy en el aniversario de la fundación de la institución (como podemos ver en la primera imagen).

martes, 15 de agosto de 2017

Escudo de la Academia Paraguaya de la Historia


Se cumplen hoy, día de la Asunción, 80 años de la fundación oficial de la Academia Paraguaya de la Historia.  Por ello, presentamos hoy el escudo de la institución.




En la página web de la Academia Paraguaya de la Historia se informa que "el escudo de la institución" consiste en "las armas de Ruy Díaz de Guzmán, eminente paraguayo, nieto de Domingo Martínez de Irala, el “primer mancebo de la tierra”, quien añadió a su infatigable militancia cívica y guerrera, la honra de ser el padre de la historiografía paraguaya".



Ruy Díaz de Guzmán, entre otros muchos méritos, escribió una obra titulada “Anales del Descubrimiento, Población y Conquista del Río de la Plata” (más tarde conocida como "La Argentina" o también "La Argentina manuscrita").  Ese trabajo es considerado como la primera obra histórica patriótica, de ahí que su autor -"el primer mestizo de ascendencia hispano-guaraní en registrar la historia de la región del Plata"- sea considerado "padre de la historiografía paraguaya".



Este es el escudo de los Guzmán que recoge el emblema de Academia Paraguaya de la Historia en su segundo campo:



"Cuartelado en sotuer, 1º y 4º de azur, una caldera de oro jaquelada de gules con siete cabezas de sierpe en cada asa; y 2º y 3º de plata, cinco armiños de sable puestos en aspa".

Respecto del primer campo, en la versión que abre esta entrada se ve que se trata de "un brazo armado de plata sosteniendo con la mano por el penacho un yelmo de lo mismo", como en los escudos de los Murcia.  Pero nada podemos afirmar con certeza al respecto



Añadamos que el lema de la  Academia Paraguaya de la Historia es "Super Omnia Veritas" es decir "La verdad ante todo".

lunes, 14 de agosto de 2017

Escudo de la Red de Bibliotecas de las Fuerzas Armadas

La Red de Bibliotecas de las Fuerzas Armadas (RE.BI.F.A.), aunque tiene antecedentes ya desde 1951,  nació oficialmente en 1989, y fue reconocida en el año 1993  por Resolución Nº 1395 del Ministerio de Defensa. En 2013 fue creado el Programa de Fortalecimiento y Apoyo a RE.BI.F.A.

Actualmente participan en esta Red un total de 64 bibliotecas de diferentes organismos militares. El objetivo de RE.BI.F.A. es "coordinar, concentrar y difundir toda información bibliográfica de interés en el ámbito de Defensa Nacional, Historia, Ciencia y Tecnología Militar".

Vemos su escudo junto a estas líneas, y no hace falta agregar demasiado a lo que vemos. En campo de oro, los símbolos tradicionales de las tres Fuerzas Armadas (el sol del Ejército, el ancla de la Armada y las alas de la Fuerza Aérea), entrelazados en un campo de oro; la punta del ancla se apoya sobre un "becerro" (libro abierto) de plata y borde de sable.

domingo, 13 de agosto de 2017

"Los romanos"

Los tres primeros domingos de este mes, con ocasión del Día del Niño (que se celebró tradicionalmente el tercer domingo) estamos mostrando ilustraciones del gran maestro José Luis Salinas, que incluyan escudos. En esta ocasión, también procedente -como el domingo pasado- de una revista de Manuel García Ferré, una lámina didáctica sobre "Los romanos":


No se trata propiamente de un escudo heráldico, pero vale la pena compartir aquí esta magnífica ilustración.

sábado, 12 de agosto de 2017

"Mil intentos y un invento"

Un comentario de Rolando Yñigo y Genio nos hizo notar, hace ya algún tiempo, que en la película argentina de dibujos animados "Mil intentos y un invento" hay una expresa referencia a la Heráldica. 

Se trata del primer largometraje realizado por Manuel García Ferré. Es asimismo el primer largometraje animado argentino que se conserva, ya que la película argentina "El apóstol" (primer largometraje de animación del mundo) se perdió durante un incendio.


La película fue estrenada el  14 de septiembre de 1972 y es protagonizada por uno de los más célebres personajes de García Ferré: Anteojito.


Para aludir a la referencia heráldica que aparece en el filme, debemos ubicar al lector en el argumento y en el contexto. El título menciona los "mil intentos" de Anteojito y Antifaz por descubrir la fórmula de la invisibilidad. En cierto momento, Anteojito se vuelve rico y famoso, lo cual hace que su carácter se transforme; en palabras del gato Bonaño (otro de los personajes), "Anteojito ya no es como antes; ha cambiado. El dinero y la fama lo han mareado". Ello termina alejándolo de sus afectos. Anteojito comienza a darse cuenta de la situación, y en ese proceso tiene un rol fundamental un banco de plaza que cobra vida y le cuenta al niño la historia de "un hierro"  de origen humilde.  Escuchemos y veamos también nosotros esa historia → aquí



En el minuto 1.04.46, "el hierro" entra en la sala de armas de un palacio y se enfrenta con la espada de un escudo, a la que derrota. Toma luego su lugar "en el escudo de armas del palacio". Pero la ambición del hierro no terminó allí: "ya no se conformó -dice el relator- con títulos de nobleza, escudos de armas y vivir en un palacio".

En las imágenes que ilustran esta nota hemos visto el escudo, que muestra un diseño típico: cuartelado de oro y gules, cargados los cuarteles con leones y torres, y con dos alabardas acoladas en aspa. El "hierro" ocupa al final del relato el eje central vertical del blasón.


En fin, se trata de una referencia circunstancial, pero que muestra a la Heráldica presente en el primer largometraje de animación argentino que ha llegado hasta nosotros, lo cual es digno de mención y de satisfacción. Publicamos esta entrada vinculándola -como las de los sábados de este mes- con la celebración el Día del Niño.

viernes, 11 de agosto de 2017

Escudo de monseñor Antonio Plaza

Hoy se cumplen 30 años de la muerte de monseñor Antonio José Plaza, una figura destacada del episcopado argentino... y sin duda una de las más polémicas.

Era oriundo de Mar del Plata, donde había nacido en 1909; en La Plata recibió la ordenación sacerdotal en 1934.

En 1950 fue designado Obispo Titular de Doberus y Auxiliar de Azul; recibió la ordenación episcopal el 25 de julio de ese año. Tras la muerte -en mayo de 1953- de monseñor Cáneva, que era el Obispo de esa sede,  Plaza fue nombrado para reemplazarlo,  y tomó posesión de la sede en octubre.


Su paso por Azul sería breve. En mayo de 1954 falleció el Arzobispo de La Plata, monseñor Tomás Solari; la sede quedó vacante un largo tiempo a causa de los enfrentamientos entre el gobierno argentino de entonces y la Iglesia. Pero tras  la Revolución de 1955, normalizadas las relaciones, se procedió a cubrir esa vacante, y Antonio Plaza fue el elegido: en diciembre de ese año tomaba posesión de la sede arzobispal platense. 


Monseñor Plaza ocupó el cargo de Arzobispo de La Plata por treinta años: dejó sus funciones en diciembre de 1985, tras cumplir la edad canónica. Falleció el 11 de agosto de 1987.


Hemos visto distintas versiones de su sencillo escudo episcopal, tomadas de la Red. A continuación, una foto tomada por mí en la Catedral de La Plata, en que se ve el escudo arzobispal en una placa:


Lamentablemente, no disponemos de información oficial que nos permita ofrecer una explicación completa y fidedigna del significado del blasón.

En campo de plata, una cruz de azur que recuerda vagamente la que ostenta el escudo de los Carmelitas Descalzos.

En el ángulo siniestro del jefe, una estrella de azur, y en punta, lo que parecen tres roeles de gules, completan el escudo de monseñor Plaza.

Pero la versión que ofrece el libro "Obispos de la Argentina", que además carece de galero arzobispal, nos hace dudar acerca de los esmaltes del escudo, ya que la cruz parece de sable y la estrella de azur-celeste, mientras que lo que creíamos eran roeles aparecen aquí claramente como tres flores que se exhiben en una onda de azur-celeste...



Todas las versiones que vimos llevan la cruz arzobispal de doble travesaño; en casi todas aparece también el galero arzobispal de diez borlas verdes por lado.



El lema episcopal, finalmente, es "In laudem gloriae gratiae suae", es decir, "Para alabanza de la gloria de su gracia", frase tomada de la Carta a los Efesios (1, 6):  "Él [Dios Padre] nos predestinó a ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo,  conforme al beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su graciaque nos dio en su Hijo muy querido".

jueves, 10 de agosto de 2017

Escudo del Congreso Abierto de Arte / Semana de Arte de Rosario


Sólo a modo de curiosidad, pues evoca claramente al Escudo Nacional, presentamos hoy el emblema del Congreso Abierto de Arte, fase previa a la Semana del Arte, "el festival de intervenciones urbanas" que tuvo lugar en Rosario del 23 al 29 de octubre del año pasado.

"Se llamó congreso no por la modalidad académica sino en referencia al de Tucumán", dice la crónica de La Nación de agosto de 2016, fecha en que tuvo lugar el Congreso. Probablemente por ello el escudo tiene obvias referencias a las armas patrias: las manos unidas (que se duplican reflejadas), el sugerido sol , los laureles. 

miércoles, 9 de agosto de 2017

Palacio de Aguas Corrientes






Sí, una vez más.  Volvemos una vez más a esa maravilla arquitectónica y heráldica que es el Palacio de Aguas Corrientes. Esta vez lo hacemos con un conjunto de fotos nunca publicadas aquí: algunas fueron halladas en la Red por un amigo de este Blog, quien nos las remitió; otras fueron tomadas por él mismo; otras, finalmente, han sido tomadas por mí.






martes, 8 de agosto de 2017

Escudo de monseñor Fermín Lafitte

Hace exactamente siete años nos ocupamos del escudo de Fermín Emilio Lafitte; hoy volvemos a referirnos al mismo obispo,  en el 58° aniversario de su muerte.

Fermín Lafitte nació en Francia en 1888. Vino de pequeño a la Argentina y aquí fue ordenado presbítero en 1911. 

En 1927 fue designado Obispo de Córdoba del Tucumán; recibió la consagración el 16 de octubre de ese año y tomó posesión de su sede casi un mes más tarde. En 1934, cuando la jurisdicción fue elevada a arquidiócesis, se convirtió en el primer Arzobispo de Córdoba.



Reteniendo ese cargo,  en 1956 fue designado Administrador Apostólico "Sede Plena" de la Arquidiócesis de Buenos Aires, cuyo  Arzobispo era el cardenal Copello, quien se encontraba fuera del país. 
En 1958 dejó la sede cordobesa, pues fue trasladado por Pío XII a la Arquidiócesis de Buenos Aires como Arzobispo Titular de Antioquía de Pisidia y Coadjutor  con derecho a sucesión, con retención del cargo de Administrador Apostólico "Sede Plena". 
El 26 de mayo de 1959 el papa San Juan XXIII designó al cardenal Copello al frente de la Cancillería Apostólica, con lo cual la Arquidiócesis de Buenos Aires quedó vacante; monseñor Lafitte pasó entonces, automáticamente, a ser Arzobispo de Buenos Aires.  Pero murió repentinamente menos de tres meses después, en un día tal como hoy, 8 de agosto. Sus restos reposan en la Catedral Metropolitana. En la entrada del 8 de agosto de 2010 vimos sus armas en la lápida de su tumba. 



Gracias a la versión que trae el libro "Obispos de la Argentina",  de J. L. Batres, podemos ver una imagen del blasón con sus esmaltes; además, gracias al comentario que para aquella misma entrada de 2010 hizo en febrero pasado el lector José María Boetto, podemos mejorar la interpretación del escudo; y finalmente, gracias al artículo "Heráldica Eclesiástica Argentina" de Carlos Santana   (Revista del del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas, números 4-5 y 6-7, años 1945,  1946 y 1947)  disponemos de una más acertada descripción del escudo:
"Partido. Al primero de azur, en "punta de honor" del cuartel, una estrella heráldica de cinco puntas, de plata. Debajo de ésta, en punta del cuartel, una ancla de plata con tres brazos y medias uñas con aldabón, sin cepo y con una gúmena enlazada en la caña. Al segundo de plata, una columna griega en la que arde la llama del holocausto. En jefe del cuartel, la palabra DEO en letras amarillas. En pal, la cruz trebolada, de oro, de doble tramo".


Respecto del símbolo del segundo campo, esto acota el lector mencionado:   el "cuartel siniestro, que es de plata, no contiene una columna sino un ara sacrificial, de la cual brotan llamas en color natural. Sobre las llamas la palabra DEO, que constituye el dativo singular de DEUS - DEI. El significado es el sacrificio ofrecido A DIOS o PARA DIOS, símbolo de la víctima consumada por la Redención. Si bien el fuego es símbolo de los sacrificios antiguos, éste simboliza, y preanuncia, el Sacrificio de Nuestro Señor, que hecho obediente hasta la muerte, se entrega al Padre como víctima de suave fragancia, satisfaciendo la debida justicia al Padre".

Añadamos que el escudo no tiene lema, y que está timbrado con capelo arzobispal.

En la Guía Eclesiástica de la República Argentina del año 1954, algunas de cuyas hojas sueltas hemos hallado hace unos días entre nuestros papeles, se encuentra esta imagen del escudo episcopal con su explicación:


lunes, 7 de agosto de 2017

Fachadas: Indonesia 77

Un edificio con un frente verdaderamente hermoso, en Indonesia 77, nos ofrece un interesante despligue heráldico, como vemos en estas imágenes.





La flor de lis, uno de los símbolos heráldicos "por excelencia", aparece en molduras, vitrales y motivos decorativos y, sobre todo en el escudo que sobre la puerta principal es sostenido por un león.


Pero debajo de ese león, otro escudo bellamente realizado y decorado sale a nuestro encuentro:


Una torre, un puente, una corona: ¿hará referencia al escudo de Orense?


Todas las fotas son propias salvo la que sigue, que cierra esta entrada y procede de GoogleMaps